Epilepsia y embarazo: Todo lo que debes saber.

en

Dr. Henry A. Mateo Sánez.

La epilepsia es un trastorno crónico del sistema nervioso central, el cual se caracteriza por la repetición de dos o más crisis epilépticas no provocadas por una causa inmediatamente identificable. La ocurrencia de una crisis única no permite el diagnóstico de epilepsia, a no ser que, haya factores predisponentes claros para tener una nueva crisis (por ejemplo una lesión cerebral subyacente). 

No todas las epilepsias se caracterizan por presentar convulsiones, ni todas las convulsiones se asocian a epilepsia.

La epilepsia es el segundo trastorno neurológico más frecuente durante la gestación, después de la migraña. Aproximadamente 1 de cada 200 gestantes presenta epilepsia (0.5%) y el 95% de estas pacientes estarán bajo tratamiento farmacológico. Durante la gestación, la frecuencia de las convulsiones permanece sin cambios en el 60% de las pacientes epilépticas, aumenta en el 20% y disminuye en el 20% restante. El agravamiento de las crisis epilépticas se ha relacionado con la presencia de una elevada frecuencia de convulsiones previamente a la concepción, al estrés psíquico y físico, a la privación de sueño y, sobre todo, a la falta de apego al tratamiento y a la disminución de las concentraciones plasmáticas de fármacos antiepilépticos. 

La gestación se considera de alto riesgo debido no sólo a el riesgo de presentar crisis durante la misma, sino, por la mayor incidencia de resultados obstétricos desfavorables.

Preparación previa al embarazo.

Antes de intentar quedar embarazada es importante consultar a tu médico, el cual, evaluará que tan bien controlas la epilepsia, y, tendrá en cuenta cualquier cambio en el tratamiento que tengas que hacer antes de comenzar con el mismo.

Si tienes convulsiones frecuentes antes de concebir, se te aconseja esperar para quedar embarazada hasta que la epilepsia esté mejor controlada.

Toma los medicamentos anticonvulsivos exactamente como te los hayan recetado. No ajustes la dosis, ni suspendas la toma de los medicamentos por tu cuenta.

También es importante elegir un estilo de vida saludable. Por ejemplo:

  • Llevar una dieta saludable.

  • Tomar vitaminas prenatales.

  • Dormir lo suficiente.

  • No fumar, no tomar alcohol ni consumir drogas ilegales.

¿La epilepsia afecta mi embarazo?

Las convulsiones durante el embarazo pueden provocar lo siguiente:

  • Disminución de la frecuencia cardíaca fetal.

  • Menor oxigenación del feto.

  • Lesión fetal, separación prematura de la placenta del útero (desprendimiento de la placenta) o aborto espontáneo por traumatismo (tras una caída durante una convulsión).

  • Trabajo de parto y nacimiento prematuro.

Los últimos estudios señalan que la epilepsia “per se” no incrementa el riesgo de malformaciones en el bebé; aunque por otro lado, la mayoría de los fármacos que se utilizan para el tratamiento de esta enfermedad se consideran como “teratógenos”, es decir, que cuando se administran a una mujer embarazada pueden ocasionar malformaciones en el feto.

Las malformaciones fetales más frecuentemente asociadas a la utilización de antiepilépticos, son:

  • Anomalías orofaciales: Paladar hendido, labio leporino.

  • Sistema cardiovascular: Defectos septales. 

  • Anomalías esqueléticas. 

  • Anomalías en el sistema nervioso: Anencefalia, hidrocefalia, microcefalia, defectos del cierre del tubo neural.

Manejo de la epilepsia en la paciente embarazada.

Se debe realizar una correcta planificación del tratamiento antiepiléptico y asegurar el cumplimiento del mismo.

De acuerdo a la evidencia científica disponible, se recomienda que las mujeres epilépticas continúen la medicación antiepiléptica durante el embarazo, utilizando preferiblemente un único fármaco en la dosis mínima efectiva para el control de las crisis.

Se debe informar adecuadamente sobre los potenciales efectos que las crisis o los fármacos antiepilépticos pueden tener sobre el feto: teratogenicidad, aumento de frecuencia de las crisis, complicaciones obstétricas (aborto, prematuridad, muerte fetal, retraso del crecimiento intrauterino). Cualquier reajuste de medicamentos debe hacerse idealmente por el neurólogo, previo a la concepción. Una vez iniciada la gestación, no está justificado cambiar el tratamiento si éste es eficaz.

Las mujeres embarazadas con epilepsia requieren de un manejo multidisciplinario. Se deben realizar controles por el médico neurólogo de preferencia cada 4-8 semanas. Puede ser necesaria una supervisión más frecuente en caso de crisis mal controladas.

La epilepsia es una enfermedad totalmente controlable y su adecuado manejo en pacientes en edad reproductiva o que cursan un embarazo, es fundamental para prevenir eventos indeseados desde la preconcepción hasta la lactancia, tanto para la madre como para el bebé que está en camino. No te arriesgues, consulta a tu médico.

Dr. Henry Aristóteles Mateo Sánez

Médico Ginecólogo- Obstetra/Biólogo de la Reproducción Humana.

Andrólogo y Embriólogo por The American Society for Reproductive Medicine

Director General de Hospital Santa Rosa de Lima

Director General de Clínica de la Fertilidad de Baja California

Director General de la Clínica de Fertilidad Guadalajara

Cédula 1535305, Cédula Ginecología y Obstetricia 6525983, Cédula Biólogo de la Reproducción 8284840

hmfertil@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *